Tips sobre #LaRadio: El Locutor y el Oyente

Cuando se está haciendo radio, el locutor debe tener muy claro que tu principal objetivo debe ser identificarse con el oyente y no a lo inverso; el oyente con el locutor. Aunque parezca quizás un poco contradictorio a primera vista, existe la necesidad de que el locutor sea intensamente agradable cuando estg en el aire, son millares de oyentes a “disfrutarán” de su forma de comunicar. El ser humano, por su propia necesidad de agruparse, busca identificarse con todas las cosas que lo rodean y al mismo tiempo se siente identificado por ellas.

Hay que saber como cautivar a los oyentes:

  • Tomar conocimiento de todo lo que esté ocurriendo en la emisora, en cuanto a promociones a ser realizadas en el aire, así como toda alteración dentro de la programación.
  • Cerciorarse de que todo el equipo esté funcionando normalmente.
  • Comprobar la programación musical, el guión comercial.
  • Estar atento a las señales del operador, cuando haya, es de él que sale el comando técnico
  • Interpretar correctamente el texto, para no correr el riesgo de ser alegre en noticias tristes, o viceversa.
  • El tono necesita ser convincente, de quien cree en lo que está hablando
  • Pronunciar bien las palabras.
  • Articular bien el final de las frases y realzar las frases finales del texto.
  • No dejar cualquier ruido estorbar la audición del oyente. Evitar toser, carraspear, estornudar o batir con el lápiz o bolígrafo en la mesa. Si acaso pasa, actúe con naturalidad.

El Locutor durante la locución

Con la programación en el aire, no olvidar las reglas fundamentales de sincronía y creatividad. Procurar evitar la falta de concentración en el trabajo haciendo otras cosas al mismo tiempo, esto provoca errores.

La concentración es fundamental para la ejecución perfecta de la operación de mesa, cuando se trata de un locutor-operador y también es indispensable para la sincronía entre el locutor y el operador de áudio. La postura es muy importante, revela respeto a la programación y al oyente.

El Locutor y la Voz

La voz es el instrumento de trabajo de los locutores y a través de ella muchos consiguen crear una magia ambiental. Si tenemos una bella voz por naturaleza partimos con una ventaja (no es posible obtenerla mediante cirugía plástica!) pero una voz bonita no es tan sólo aquella grave y aterciopelada; necesitamos también de una buena dicción, articulación e interpretación de todo cuanto hablemos al micrófono.

Existen algunos cuidados para mantener una buena calidad vocal:

  • Evitar tomar líquidos helados.
  • Gárgaras con agua templada, acompañados de medio vaso de zumo de limón por la mañana.

Actúan como preventivos de las infecciones de la garganta, perjudiciales al locutor.

Las claves más importantes para realizar un buen producto radiofónico son:

1. Elegir bien el contenido de nuestro programa y ser fiel a ello. Para adaptarlo de la mejor forma posible, es importante saber el público al que nos dirigimos o target (en el caso de generar nuestro propio podcast) y el horario en el que emitiremos nuestro programa (en caso de utilizar una radio online).

2. Dichos contenidos deben estructurarse en tiempos de 5min. ¿Por qué? Pues por una razón muy estudiada y es que las personas dejamos de prestar atención auditiva pasados 5min. Por ello, es aconsejable incorporar algo nuevo tras ese tiempo para captar de nuevo la atención del oyente y, de esa manera, volver a “traerle” con nosotros.

3. Tras lo anteriormente mencionado, debemos de tener siempre en cuenta que estamos en un universo sonoro, sin imágenes ni ningún otro tipo de estímulo que capte la atención. Todo lo que queremos conseguir lo alcanzaremos por medio del oido. Por tanto, debemos de expresarnos de manera limpia, hablar sin solapar voces o sonidos y cuidar mucho la calidad del audio externo utilizado.

4. La gente escucha la radio para informarse y entretenerse, no para escucharnos a nosotros únicamente. Si quieres que tu programa sea un éxito, deberás de incorporar material que sea interesante y, sobre todo, divertido. Si hablas cansado o desmotivado, sin transmitir fuerza, ganas e ilusión, o sin demostrar que estás convencido de lo que dices, pierdes credibilidad y, por tanto, interés. Intenta ser cercano y ten sentido del humor (pero eso sí, con sentido). La gente quiere ser feliz, y la radio puede ayudarles a conseguirlo.

Esperamos escucharte bien en la radio :p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *